Según el Dane, los trabajadores informales suman casi el 57% de quienes trabajan en Barranquilla: la informalidad va en aumento, y cada día las calles se llenan más de vendedores ambulantes que buscan sobrevivir. Sin embargo, las nuevas políticas públicas atacan esta forma de trabajo, la cual se ha vuelto insostenible.

Publicado en Barranquilla