Bojayá: 17 años de historia construida por un pueblo resiliente

Jueves, 02 Mayo 2019 22:15
Valora este artículo
(0 votos)

COMPARTIR:

Telón del grupo Guayacan, colectivo de Bojayá. CNMH Telón del grupo Guayacan, colectivo de Bojayá. CNMH

Un jueves, como hoy, 2 de mayo de 2002, 80 personas fueron masacradas dentro de la iglesia de Bellavista ubicada en Bojayá, consecuencia de un enfrentamiento de las Farc contra las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). 48 eran menores.

Una pequeña parte de las miles de víctimas más que cobró la guerra colombiana; el sufrimiento y la resiliencia van de la mano en la construcción de una memoria que alza la dignidad de un pueblo que fue ataviado por una guerra que jamás fue de ellos.

Hace 17 años que ocurrió una de las masacres más polémicas que carga la guerrilla recién desmovilizada, Farc, dejando un pasado lleno de cicatrices que día a día van sanando, reforzando a una comunidad que se le fue arrebatada una cifra significativa de retoños sin conciencia de la guerra que los despojó de una vida mucho más que merecida.

Esta región pacífica ha sido vulnerada por todo tipo de desamparo por parte del gobierno, sumado a la exuberante cantidad de violaciones a los Derechos Humanos que sufre la población afrodescendiente, quienes aun sufren de repetidas agresiones sociales, físicas y psicológicas, tergiversando el sentido de memoria que acontece un país sumido en el posconflicto.

Siendo una de las poblaciones con mayor incidencia en arremetidas a la integridad humana, las víctimas del conflicto armado se han convertido en meros constructores de una historia que con solo cenizas han constituido una cimentación poco intachable sobre la dignidad y la memoria de aquellos que no están, abriendo a su paso un pasado significativo más contundente que ha ido acaparando las secuelas de esa guerra que tanto manchó de sangre las ricas tierras colombianas.

Resultado de la historia de reconstrucción y no repetición con relación a las victimas que dejó el conflicto armado, un grupo de ex-comandantes de las Farc visitó el célebre templo católico de Bellavista en Bojayá, Chocó, brindando excusas y su más sentido arrepentimiento por la trágica masacre que hizo tambalear la esencia de la vida y la muerte en esta comunidad afrodescendiente.

Con ya casi 20 años de lo sucedido, aún se recuerda la memoria de aquellas últimas voces que retumbaban de incertidumbre y miedo dentro de aquella iglesia, la cual parecía ser el único resguardo de una guerra que para ellos nunca acabó.

Visto 207 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Mayo 2019 23:56

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.