Se mueven incentivos hacia el Ejército Nacional para la baja de criminales y rebeldes: ¿volvieron los falsos positivos?

Domingo, 19 Mayo 2019 09:35
Valora este artículo
(0 votos)

COMPARTIR:

Se mueven incentivos hacia el Ejército Nacional para la baja de criminales y rebeldes: ¿volvieron los falsos positivos? Tomada de El Colombiano

Por Daniella Rodríguez


Polémico reportaje del periódico New York Times revela información que posiciona a esta institución colombiana de nuevo en el oscuro expediente de la decada de los 2000 en donde surgieron varios crímenes de lesa humanidad: los falsos positivos del gobierno de Álvaro Uribe.

Bajo la mirada inquisitiva del Tio Sam por sus 10.000 millones de dólares como aporte para la lucha contra el narcotráfico, el gobierno colombiano ha optado por acoger estrategias de dudosa legalidad con relación al cese de fuego tanto en zonas rurales como urbanas, acelerando óptimos resultados en bajas de combatientes pertenecientes a organizaciones criminales sin tener en cuenta lo que cueste. En gobiernos anteriores, como el de Uribe Vélez (2002-2010), se manejó una estrategia similar, que incluía incentivos extra por quien presentara un porcentaje con mayor probabilidad para cumplir dichos objetivos, dejando como resultado, según el periódico británico The Guardian, 10.000 ejecuciones extrajudiciales durante los 8 años de gobierno del hoy senador del Centro Democrático.

Ahora, el periodista norteamericano Nick Casey, dio a conocer los testimonios de dos oficiales que pidieron anonimato y que se sometieron a las reglas del actual comandante del Ejército colombiano, Nicacio Martínez Espinel, quien fue designado apenas el pasado 10 de diciembre de 2018 por el presidente Iván Duque, y quien ha emitido una serie de instrucciones para un cese de fuego más significativo, reutilizando la “estrategia militar” de otrora que dejó las 10.000 ejecuciones que tiñeron de rojo un gobierno cuya estructura se basa en combatir la guerrilla.

Ascensos de rango, vacaciones extra y condecoraciones nacionales son algunos de los incentivos por los cuales se movilizan las tácticas que manejaron los oficiales en el antiguo gobierno y que ahora, con un numero de 9 reintegrados al servicio por nombramiento del actual jefe de estado, Iván Duque, se encuentran vinculados a asesinatos cometidos entre la década de los 2000, según la organización de los derechos humanos, Human Right Watchs.

Se califica en peligro a la población civil en relación con el surgimiento de estos incentivos que se maneja entre los oficiales y soldados de esta importante institución, declarando que se les manifestó a todos los soldados una duplicación en las bajas en relación con las obtenidas el año pasado, dejándolo todo por escrito en un formulario llamado “Planteamiento de Objetivos 2019”, que se celebró en una reunión presidida por Martínez Espinel, según relata Casey para el New York Times.

También, sugieren el acompañamiento con grupos paramilitares y/o criminales que puedan brindar información sobre posibles objetivos y puedan alcanzar una mayor certeza en las bajas y rendiciones, dejando en el aire la ética y la transparencia de una consagrada institución colombiana como lo es el Ejército Nacional.

Desde el nombramiento de oficiales vinculados a asesinatos extrajudiciales, la estrategia militar para combatir las organizaciones subversivas en el país se tornaría de la misma manera que se hizo hace unos años en el gobierno de Uribe Vélez, en donde no se sostienen necesarias revisiones e investigaciones para identificar si una baja tiene justificación o no. Según los oficiales, citados por Casey, las órdenes por las que se regiría el objetivo del 2019 eran: aumentar las muertes, capturas y rendiciones.

Visto 73 veces Modificado por última vez en Domingo, 19 Mayo 2019 11:17

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.