A La Noche del Río llegó una cantadora que preside el escenario desde un asiento. Quietud y baile; blancura y color. Cada presentación suya está marcada por dualidades que se deshacen con su canto y los golpes de la tambora.

Publicado en Crónicas y reportajes

Lo más leido Cronicas y reportajes