Un largo recorrido mañanero y un agotado camino nocturno. Los servicios del Transmetro están disponibles desde antes de salir el sol hasta cuando se ven las noches oscuras y desoladas. Casi no descansan, ni duermen, al igual que la mayoría de sus usuarios que, en muchos casos, tardan más de una hora en llegar a sus destinos matutinos a pesar de que abran sus ojos en horas tempranas.

Por: Dayana Villalobos Dimare

Publicado en Crónicas y reportajes

Lo más leido Cronicas y reportajes