Luis Ramos

Luis Ramos

Miércoles, 15 Mayo 2019 17:28

Tres ilustres profesores costeños

Este miércoles 15 de mayo, fecha en que se celebra en Colombia el Día del Maestro, EL COMUNICADOR realiza unas semblanzas de tres de los más ilustres docentes y gestores académicos nacidos en la Región Caribe. A pesar de haber fallecido, hoy sigue siendo el día de Alfredo Correa de Andreis, de Orlando Fals Borda y de Julio Enrique Blanco.

Said de Jesús Niebles, motaxista y cobradiario de 25 años, pidió una carrera que no era para él y que, a la larga, acabaría siendo fatal. Así fue para el motociclista (y para su familia materna y vecinos) aquella muerte sin agonía.

Por: Luis Ramos Palacín

 

Educadores, miembros del magisterio y de las centrales obreras, trabajadoras del Bienestar Familiar y estudiantes de la Universidad del Atlántico marcharon desde las primeras horas de la mañana de este jueves para manifestarse en contra del Plan Nacional de Desarrollo y, de manera específica, en contra de los puntos que se refieren a la educación y a los derechos de los trabajadores, que consideran están siendo atropellados por el presente gobierno.

 En vísperas del cumpleaños 206 de Barranquilla, el cronista hace un recorrido por su avenida más antigua e intenta responder, para turistas desprevenidos y ciudadanos habituados, la pregunta acerca de su sentido en una tarde abril de 2019 

Por: Luis Ramos


En conversación con Emisora Atlántico, Juan Manuel Lugo, presidente de la Asociación de Ciclismo Máster del Atlántico, expresó en la mañana de este martes su preocupación por el decreto expedido por la Alcaldía de Puerto Colombia, que prohíbe el tránsito de motocicletas y motocarros por el Corredor Universitario.

Miércoles, 13 Marzo 2019 14:36

El descabezado del Ficbaq

 

Megáfono en mano, el director de un circo pasa por las calles de cierta ciudad anunciando que su compañía no solo tiene al perro más grande del mundo, sino que además todos podrán verlo en la única función de la noche. Cuando llega la hora, la gente compra sus entradas, se ubica en las graderías, espera paciente por la aparición del animal. Uno a uno, los artistas pasan por la arena. Tan pronto los equilibristas acaban su rutina, el director del circo le avisa al público que la espera terminó. El payaso le imprime teatralidad a la escena con los redobles de su tamborcito. Entonces aparece un anciano en camisilla y chanclas sujetando dos perros con sendas cadenas: un pequinés marrón y un san bernardo adulto, aunque de proporciones normales.

A La Noche del Río llegó una cantadora que preside el escenario desde un asiento. Quietud y baile; blancura y color. Cada presentación suya está marcada por dualidades que se deshacen con su canto y los golpes de la tambora.

Lo más leido Cronicas y reportajes