Tragedias de un amor insoportable

Domingo, 02 Junio 2019 15:09
Valora este artículo
(1 Voto)

COMPARTIR:

Luis Díaz disparando al arco defendido por Camilo Vargas Luis Díaz disparando al arco defendido por Camilo Vargas FOTO: Instagram (@JuniorClubSA)

No se puede explicar con exactitud la foma en la que un equipo de fútbol se vuelve parte del estado de ánimo en una ciudad. Hoy, pese a que el día es gris, la ciudad de Barranquilla se moviliza esperando la hora de que la pelota ruede en el Estadio Metropolitano, para ver al equipo de sus amores: El Junior.

Rafael Vásquez es un vigilante de seguridad que labora durante las horas del día en la ciudad. Sale de su casa a eso de las cinco de la mañana y camina en una distancia de cien metros para abordar el bus que lo llevará hasta su destino, el centro de Barranquilla. 

Epicentro de la economía local, hoy el centro está vestido de rojiblanco, con vitrinas adornadas y un ambiente emocionante que embriaga a todos los transeuntes. Gente de todas partes llega a hacer las compras rutinarias del hogar y aprovechan para consumir alguna de las muchísimas clases de alimentos que aquí se encuentran. Rafael elige comprarle a una vendedora de dulces tradicionales. Saca un billete de dos mil pesos y empieza a degustar de una alegría mientras llega al edificio donde debe trabajar. Antes de ubicarse, recuerda que esta noche tiene una cita especial con el Junior, equipo al que sigue desde que tiene memoria, y entonces compra una camiseta del equipo que tanto ama. El vendedor le pide treinta mil pesos, pero se entienden en un lenguaje de bacanes y Vásquez termina adquiriendo la prenda a mitad de precio.

Así como Rafael, son miles los barranquilleros que hoy salen a la calle bañados en un aire de euforia que se ocasiona por el hecho de que el Junior dispute el partido más importante en lo que va del año, esta noche.

Así se dan las cosas en una ciudad que vibra cuando el equipo juega bien, y más todavía cuando hay posibilidades tangibles de disputar una nueva estrella. Hoy Junior se juega el paso a las finales cuando enfrente al Cali a las 7:30 de la noche. El equipo, dirigido por Julio Comesaña, está en el grupo B del cuadrangular final del fútbol colombiano. Tiene que quedar primero tras la disputa de seis partidos para poder avanzar a la final, enfrentándose al que resulte mejor equipo del grupo A. 

En su grupo, Junior marcha segundo con seis puntos. Los mismos seis que tiene Tolima que lo supera por diferencia de goles. El rival en la tabla enfrentará hoy a Atlético Nacional, mientras que el equipo de Barranquilla saldrá a defender la localía a capa y espada ante un Deportivo Cali que, actualmente, es uno de los visitantes más letales del balompié nacional.

El ambiente de la ciudad es algo que no se puede describir con facilidad. De ganar, Junior verá más cómodamente el denominado 'grupo de la muerte' y dependerá del partido contra Tolima, también obligado a ganar, para clasificar a la gran final.

Visto 39 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Lo más leido deportes