Imprimir esta página

La fiesta del fútbol se respira con los cuartos de final de la Copa América

Jueves, 27 Junio 2019 09:51
Valora este artículo
(2 votos)

COMPARTIR:

Así quedaron las llaves tras la fase de grupos. Los ganadores avanzan en cruces directos hasta legar a la final. Así quedaron las llaves tras la fase de grupos. Los ganadores avanzan en cruces directos hasta legar a la final. DISEÑO: Oficina de Comunicaciones, Copa América Brasil 2019.

Los cuartos de final de un torneo son la puerta abierta a la fase final y, por tanto, a los momentos más emocionantes que ofrece el deporte rey. Ocho países quedan en compatencia, Brasil, Argentina, Colombia, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Perú y Chile, y todos persiguen el gran objetivo: Hacerse con el famoso y antiguo trofeo.

En 'Fútbol a sol y sombra', Eduardo Galeano referencia el fútbol como la única religión en la que no existen ateos. "¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales", escribía el autor uruguayo en la obra publicada en 1995. Ciertamente el fútbol, y sobre todo en América Latina, es una religión donde las personas son fieles a un credo que los reúne en una plaza monumental, llamada estadio, y donde son dioses en forma de jugadores los que reciben elogios -a la hora de la gloria- y toda clase de críticas e insultos de la misma forma que se suele reclamar a Dios cuando un milagro no aparece cuando se necesita.

Hoy esa religión que supera toda clase de diferencias políticas pone en vilo a un continente entero que olvida por un momento los problemas políticos para sentarse al frente de un televisor o para caminar hasta el estadio y disfrutar de 90 minutos de un momento sagrado: El tan esperado juego.

Este juego dará inicio la fase final del torneo con el juego entre Brasil y Paraguay. Ambos equipos traen responsabilidades diferentes y unos antecentes notablemente marcados: Brasil, por ser anfitrión y uno de los mejores en la fase de grupos, debería imponerse fácilmente ante una selección de Paraguay que venció a cualquier probabilidad numérica de quedar por fuera tras avanzar a cuartos con tan solo dos puntos de nueve posibles. Sin embargo, la selección de Paraguay que, desde hace varios años ha olvidado el juego guerrero que lo caracteriza a nivel mundial, podría dar el batacazo. Al final del día en el fútbol todos sabemos que cualquier cosa puede pasar.

El día viernes la jornada será doble, con los juegos entre Argentina y Venezuela (dos de la tarde, hora colombia) y en segundo turno, Colombia enfrentando a Chile.

Argentina destaca la presencia -como siempre lo ha hecho- de tener a Messi en sus filas. Sin encontrar un juego consolidado, los dirigidos por el director técnico Lionel Scaloni avanzan y emocionan al balompié mundial, que guarda la esperanza de coronar al mejor futbolista del mundo actual con un trofeo internacional, cosa que aún no ha conseguido. 

En la otra esquina está Venezuela. Una selección dirigida por el exfutbolista Rafael Dudamel cuya principal arma en juego es la juventud que predomina. Con un portero que se luce, recordando las impresionantes actuaciones de otros históricos como Oscar Cordóba o José Luis Chilavert, el jóven Wuilker Fariñez emociona a todos con sus impresionantes actuaciones, luciendo como el más destacado entre los jugadores de 'la vinotinto'.

En Colombia todos guardan la esperanza de conseguir la segunda copa. Siempre ha sido esquiva, siempre ha pasado algo y siempre la gente se queda con el grito de gloria ahogado en la garganta. Este año, las esperanzas están renovadas con un nuevo comandante en la dirección técnica que aún no sabe lo que es recibir gol en el torneo. Queiroz ha traído a Colombia un juego ofensivo por naturaleza. Explotando las mejores habilidades de piezas como la de James Rodríguez, Falcao y Duván Zapata ha logrado hacer bastante daño a todos los rivales que ha enfrentado. Además, el DT portugués equilibra la balanza con una zona defensiva tan fuerte como una muralla que es defendida en todo momento por la fuerza y entrega de Wilmar Barrios. Cada una de esas individualidades tejen con cautela la esperanza de un país que quiere saber lo que significa celebrar.

Del otro lado está Chile, una selección con dos antecedentes tan paradójicos como contradictorios que ponen a más de uno a pensar: Son bicampeones de América, ganando las dos últimas ediciones del torneo, pero también se quedaron eliminados del último mundial. Esto coloca en tela de juicio una gran incógnita:, ¿qué clase de rival será Chile? ¿el bicampeón o el eliminado?

Durante los tres partidos de la fase de grupos, fue fuerte gracias al planteamiento de un Reinaldo Rueda que minimizó las indisciplinas y las diferencias dentro del grupo, convocando a jugadores importantes como Charles Aranguiz, que ha sido uno de los más destacados del torneo, así como Arturo Vidal, Gary Medel y Jean Beausejour. El DT colombiano ha hecho bien las cosas y el saldo para sus dirigidos fue de dos victorias (Una goleada contra Japón y un partido duro contra Ecuador) y una derrota en uno de los mejores partidos del torneo, donde perdieron a manos de Uruguay. 

El juego de sábado será entre Uruguay y Perú. Dos selecciones con dos realidades diferentes. Uruguay, dirigida por el maestro Tabarez, y una Perú que deja más dudas que respuestas.

El once de Uruguay ha respondido con creces. Dos victorias y un empate han sido el saldo en números, pero un juego con velocidades asombrosas y un juego para vivir de pie por noventa minutos. Cavani ha sido la fórmula en el ataque, acompañado por un Nicolás Lodeiro que juega iluminado. A su vez, el trabajo en defensa de Godín y de Jose María Gimenez dejan pocas opciones para los atacantes rivales y no dejan dudas a la hora de pensar en una de las mejores duplas del fútbol mundial en la actualidad.

Del otro lado está Perú. El 'Tigre' Gareca sabe que los peruanos han perdido doce de los veinte partidos en los que se han cruzado a través de la historia de la Copa América, pero también es consciente de una gran realidad: En 2011 y 2015, Perú ha estado en las semifinales del torneo, y mantienen la esperanza de seguir alargando la racha positiva. Eso en cuanto a estadísticas históricas. A la hora de ver el juego, Perú viene de caer goleado 5-0 contra Brasil en el último partido. Paolo Guerrero ha sido el líder en el terreno de juego, respaldándose en ataque con Jefferson 'La foca' Farfán y con el trabajo defensivo de Carlos Zambrano y de Renato Tapia, quien hace las veces de volante mixto. 

Este último partido promete muchas emociones, al igual que todos los demás juegos. ¿Quiénes conseguirán llegar a las semifinales?

Visto 32 veces