Nicaragua: una bomba social que estalló ante los ojos del mundo

Jueves, 28 Marzo 2019 07:42
Valora este artículo
(0 votos)

COMPARTIR:

Los activistas claman por un cambio de gobierno en Nicaragua. Los activistas claman por un cambio de gobierno en Nicaragua.

Ya se completan 345 días de terror e inestabilidad en el país centroamericano, donde los manifestantes no cesan las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Por Daniella Rodríguez Á.

A partir de la reforma ordenada por el gobierno nicaragüense el pasado 17 de abril de 2018, con la cual se ve afectado gravemente al Sistema de Pensiones del Instituto Nicaraguense (Inss), el 18 de abril de ese mismo año se levantó una ola de protestas en contra de las condiciones propuestas por el mandato de Daniel Ortega y la vicepresidenta -y su esposa- Rosario Murillo.

Lo que comenzó como una protesta pacífica liderada por estudiantes y trabajadores, terminó en una ola de represión por parte de la guardia orteguista y grupos paraestatales que incluyen arrestos arbitrarios, torturas, golpizas, atentados con armas de fuego y hasta múltiples asesinatos, revela la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh).

A casi un año de la violenta represión del gobierno nicaragüense, las cifras de muertos se estiman en 325, según la Cidh, pero los pocos grupos y medios locales, como la Unidad Azul y Blanco (alianza opositora del gobierno de Daniel Ortega) proclama que la cifra se eleva hasta 561, con más 677 presos políticos, 50 de los cuales fueron liberados el 15 de marzo del presente año.

Organizaciones defensoras de derechos humanos han repudiado todos los casos de represión por parte del gobierno nicaragüense, calificando de “inaceptable” todo acto de tortura y presidio arbitrario; anunció la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh).

El ejercicio periodístico ha sido documentado por entes gremiales como el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (Giei) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), quienes alertan sobre la persecución contra el ejercicio de prensa. El gobierno sandinista decretó una “suspensión temporal” de la labor periodística tras la publicación de los informes, por los cuales recibieron denuncias como “graves violaciones a los derechos humanos en el contexto de las protestas sociales en Nicaragua” a la luz del marco regulador de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, según informó BBC News.

En la actual constitución política de Nicaragua, en el art. 54. se concederá el Derecho a la Concentración, declarando que, “se reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública de conformidad con la ley”, y en donde no se expresa que se castigará con pena carcelaria cualquier tipo de “escándalo público” que sea cometido en el territorio
del país.

Por lo tanto, cualquier ciudadano puede reclamar vía libre para la libertad de expresión, sin temor de ser fustigado bajo ningún ente gubernamental.
La reforma social, el detonante

El gobierno anunció un aumento de la cuota patronal (lo que aportan los empleadores al sistema pensional) que pasaría del 19% al 22.5% gradualmente de aquí a 2020, y un aumento en el aporte de los trabajadores que pasaría de un 6.25% a un 7%, señala la BBC News, lo que hace prever aumento del desempleo y las contrataciones informales en el país centroamericano.

También, se vio afectado el aporte que corresponde a la atención médica en el sistema pensional, siendo reducido en un 5%, alcanzando una relación desigual en cuanto al aumento de las contribuciones por parte de los ciudadanos y disminución de réditos por parte del gobierno.

Nicaragua es un país que ha mantenido dificultades en un entorno global económico adverso, que se ha visto afectado por las crisis mundiales, sobre todo de China -por su relación con el proyecto del canal interoceánico-. La inyección de capital, en su mayoría, proviene de remesas de familias nicaragüenses que residen en Estados Unidos, y también de la Inversión Extranjera Directa (IED), que también ha disminuido a partir del declive de capitales que afectaron distintas potencias, explica Gabriel Orozco, docente investigador y Doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma del Caribe.

Así, un país sumido en un declive económico y social vive un levantamiento popular que lucha por un cambio de régimen, exigiendo la liberación de miles de presos políticos y el regreso de una prensa libre.

Visto 118 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Marzo 2019 16:48

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Lo más leido actualidad