El presidente interino Juan Guaidó asistió el pasado 25 de febrero a la reunión del Grupo de Lima en Bogotá y se pronunció ante el atentado a la ayuda humanitaria que ingresaba desde Colombia hasta el país que representa.


En su discurso, Guaidó rememoró los delitos que la dictadura de Nicolás Maduro ha cometido, asegurando que “ser permisivos con Maduro es una amenaza para la región. A su vez, señaló que durante la crisis venezolana el dictador ha querido dar a entender que hay un dilema entre la paz y la guerra y asegura que muertes se podrían haber evitado si el acuerdo de paz de 2017 hubiera sido respetado.

Publicado en Mundo