Canelo, tricampeón mundial

Domingo, 05 Mayo 2019 11:58
Valora este artículo
(1 Voto)

COMPARTIR:

'Canelo' posa con su equipo y los cetros mundiales que ostenta. 'Canelo' posa con su equipo y los cetros mundiales que ostenta. FOTO: Instagram. (@Canelo)

La noche del sábado cumplió los pronósticos en la pelea de 'Canelo' Álvarez y Daniel Jacobs. El mexicano se quedó con un final feliz, tres títulos y la disipación de las dudas al enfrentar a uno de los rivales más complicados de la categoría: Daniel Jacobs.

Podemos darle diferentes enfoques a la pelea. Si observamos únicamente el combate, nos quedamos cortos a la hora de describir. La pelea fue pésima. Mínima emoción, carencia en golpes de potencia, y abundantes momentos de aburrimiento. Practicamente, la apuesta entre las promotoras Golden Boy (De Oscar de la Hoya, que defiende los derechos profesionales de Canelo) y Matchroom Boxing (que hace lo propio con Daniel Jacobs) fue un fiasco.

Sobre Jacobs se sabía que empleaba la inteligencia como principal arma sobre el ring. Eso lo dejó claro en combates anteriores con Sergiy Derevyanchenko, Maciej Sulecki y Luis Arias, rivales a los cuales venció en las tarjetas, cosa que no pudo conseguir en la noche anterior.

Pero más allá de la presentación del rival, los ojos no estaban puestos sobre él, sino sobre Canelo. Pero, ¿qué hizo Canelo?, El mexicano fue el enfoque de las cámaras en las conferencias de prensa, en el pesaje y, por suspuesto, durante los doce asaltos del combate. La gente esperaba un combatazo en el que Álvarez arrollara con su potencia a Jacobs, tal como lo hizo en tres asaltos con Rocky Fielding, su rival más reciente, a quien venció en una categoría desconocida hasta ese momento (las 168 libras) y a quién venció sin problemas en tres asaltos, siendo inferior en estatura pero superior a nivel de pegada.

Con ese antecedente, los aficionados sabían que Canelo no tendría mayor problema para boxear, siendo Jacobs superior por siete centimetros.

La cuestión no estuvo en la talla del uno por encima del otro, porque al final Jacobs no empleó su estatura como un arma letal en contra del mexicano. Tampoco usó con frecuencia los golpes de poder que sabía expulsar de su mano izquierda. Sí los usó, y llegó a aturdir a Canelo en el noveno asalto, pero por algún motivo no contraatacó. No sabemos qué pasó, pero Jacobs le tuvo miedo a su única oportunidad de triunfar en el combate.

¿Qué hizo Canelo para ganar el combate?, Bueno... Fue demoliendo a punta de fuerza la defensa de Jacobs. Se sabía que el americano no iba a permitir que entraran golpes durante los primeros asaltos y esa profecía se cumplió a cabalidad. Después del tercer asalto, Canelo empezó a pegar con coordinación. Sacó bien la izquierda durante los momentos clave de cada asalto y eso suma puntos en las tarjetas. Además, fue él quien tomó la iniciativa de ir a pelear durante la mayoría de los asaltos. Otro punto a su favor.

También hay que buscar entre las cosas que no hizo Jacobs para que Canelo saliera ganador. En primer lugar, sus movimientos dentro del ring. Jacobs pagó caro no usar la distancia de brazos desde el cuarto asalto, pero a mi gusto, lo que fulminó las aspiraciones de Daniel fue un intercambio de golpes cuerpo a cuerpo que tuvieron en el octavo episodio. Aquí se le acabó todo a un pobre Jacobs que cayó en la trampa de un mexicano que es experto en golpear al cuerpo.

Posteriormente, en el noveno, Jacobs conectó un par de golpes de potencia que hicieron tambalear a Canelo. Una izquierda salió disparada en forma de volado y Canelo hayó refugio para su espalda en un encordado traicionero. Viendo la repetición, no logro comprender por qué Jacobs no se lanzó con todo sobre la humanidad de Canelo. No había otra opción posible, sino la que utilizó el que era campeón de la FIB: Retroceder.

Así hizo en el noveno, en el tercero y en todos los asaltos. Pensábamos que era parte de su estrategia, pero cuando los asaltos de campeonato llegaron, y con ellos los momentos de más agonía para las emociones, nos dimos cuenta que Jacobs no iba a dar el tan anhelado batacazo

Bueno. Ganó 'Canelo' y las tarjetas no fueron injustas. 115-113 en dos ocasiones y 116-112 que mostraron lo que vimos en la pelea. Si un árbitro se hubiese quedado dormido, tampoco lo habría culpado. No se perdía de mucho.

Y no hablo solo del combate del mexicano: Toda la cartelera tuvo un nivel ESPANTOSO. Así. En mayúsculas y con mucho ruido.

Vergil Ortíz Jr triunfó ante un Mauriz Herrera que jamás en su carrera se había visto tan... pobre. Así como la presentación de Herrera, fue toda la velada de ayer.

En la suma de los méritos, más allá de lo que no vimos, hubo pelea.

El combate recorrió los doce asaltos, no hubo ventajas para ninguno fuera del cuadrilátero y en líneas generales el boxeo del mexicano lució mejor, especialmente en la fase defensiva donde se le vio elegancia al pasar golpes y velocidad en el cuerpo. Le faltó, quizás, insistir con los golpes al hígado, pero seguramente temió el contragolpe y prefirió llegar a la victoria de la manera infalible, las tarjetas de los jueces. Es difícil verlo perder por esa vía y esta vez no sería diferente.

 

Visto 56 veces Modificado por última vez en Domingo, 05 Mayo 2019 14:08

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.