Alcohol y bebidas energizantes: una mezcla explosiva Destacado

Lunes, 18 Marzo 2019 16:35
Valora este artículo
(2 votos)

COMPARTIR:

Alcohol y bebidas energizantes: una mezcla explosiva Tomada de Google

Como una mala experiencia califica José Romero ese 24 de diciembre de 2012 que le dejó una lección para toda la vida. Era la primera vez que se embriagaba hasta ese nivel: tomó distintos tipos de alcohol en cantidades exorbitantes, por lo que al terminar el tradicional festejo familiar se acostó sin más, enfrentándose a los múltiples malestares que acarrea una ‘borrachera’.

Al día siguiente, le suministraron un energizante apoyándose en la idea de que éste acabaría con la tediosa jaqueca, los vómitos y los angustiosos escalofríos que no lo dejaban en paz. Pero no fue así.

Lo último que recuerda posterior a ese momento fue cuando despertó atónito en una clínica con una variedad de aparatos conectados al cuerpo y sin explicación de lo que le había sucedido. Sus familiares le aclararon con mucha sutileza las razones de su estadía en ese lugar: había perdido el conocimiento. Minutos después de ingerir la bebida energizante su rostro se tornó morado y su respiración comenzó a fallar, sus latidos se aceleraron y se desplomó en un desmayo que pudo haber sido eterno.

Despertó con una pérdida de memoria leve y permaneció convaleciente durante varias semanas. Cuando él rememora ese día reconoce que “pudo ser mucho peor” y advierte que hay que tomar licor con mesura, sin abusar de los niveles de alcohol ni mezclarlo con energizantes.

Este es un tema bastante controversial, la terquedad de los jóvenes va en contra de lo establecido por la medicina y la ciencia. Muchos de los que aún no han pasado por un mal rato similar tienen el hábito de consumir esa mezcla con frecuencia durante sus rumbas los fines de semana. ¿Cuántas veces no hemos presenciado la imagen del mesero con la bandeja llena de cervezas por un lado y de bebidas energizantes (también llamadas hipertónicas) por otro? El desconocimiento de los efectos adversos de ingerir esa combinación es el principal motivo por el que se comete.

Aunque también se encuentran quienes sí conocen las consecuencias que esto puede traerles pero no les dan importancia y toman una postura indiferente ante los riesgos. Iniciemos por aclarar la situación puesta en cuestión: es imprescindible saber identificar las bebidas hipertónicas, las cuales son sustancias estimulantes a base de cafeína, taurina, vitaminas del grupo B, entre otros ingredientes que varían según la marca. Comúnmente son confundidas con las bebidas isotónicas, utilizadas por los deportistas para hidratarse, pero cabe resaltar que las primeras cumplen la función de vigorizar a la persona, hacerla sentir con energía y esconder los síntomas de cansancio o fatiga.

Es por esto que son altamente peligrosas si se mezclan con alcohol, pues, al proporcionar vitalidad, la persona embriagada puede pasar a simple vista por sobria sin ser así, y continuar con la ingesta de alcohol hasta sufrir un ataque o crisis. Dentro de los posibles efectos se encuentran depresión, deshidratación, arritmias, bronco aspiración por vómitos incontrolados o paros cardiacos.

Según la médico Cecilia Moreno, “los efectos nocivos se multiplican”, tanto a nivel del riñón, como del hígado, cerebro y el resto del organismo, dados los altos niveles de azúcar, cafeína, entre otros componentes de las bebidas energizantes, los cuales permiten obtener un aparente “pico de energía”, que brinda un efectos similar al de una sustancia psicoactiva, que al mezclarse con el alcohol solo conlleva a una “absurda autodestrucción”.

"Los efectos de esta mezcla son únicamente negativos, dada la influencia de su alto contenido de azúcares y otras sustancias químicas que no son bien recibidas por el cuerpo humano. Esto se puede concluir a través de la respuesta que se genera directamente por el organismo como el estado de aceleración del pensamiento y el habla, la sobrecarga en las células del cuerpo como las del corazón, hígado o cerebro, causando un estado de hiperkinesia. Adicionalmente, debido a la naturaleza de algunos componentes propios de dichas sustancias energizantes y alcoholizadas, algunos suelen mantenerse un largo tiempo en el organismo y otros no llegan a eliminarse de forma adecuada, actuando de manera tóxica, pues, al no cumplir ninguna funcion terminan causándole daños al cuerpo", señaló la experta.

No obstante, recalca que son numerosos los casos que se han visto de personas con ataques respiratorios, convulsiones, o pérdida del conocimiento a raíz de esta situación.

Visto 208 veces Modificado por última vez en Lunes, 18 Marzo 2019 17:02

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.